Joaquín Pastor, feriante, junto a su atracción.
Joaquín Pastor, uno de los feriantes aragoneses, junto a su atracción.

Un verano cargado de «incertidumbre» para feriantes, pirotecnias y orquestas

 

Las fiestas patronales en Aragón se han suspendido, pero los empresarios están dispuestos a adaptar sus espectáculos y poner todos los medios por la salud de todos.

 

Este verano en muchas localidades aragoneses no brillarán las luces de las ferias ni se escucharán las típicas canciones de verbena. La suspensión de las fiestas de los pueblos durante los próximos meses por la crisis del coronavirus dibuja un panorama de «incertidumbre» entre los sectores que se dedican a estas celebraciones. Consideran que prima la salud y están dispuestos a disponer de los medios que les marquen las autoridades sanitarias o adaptar sus espectáculos para velar por la seguridad de todos, como extremar la desinfección o garantizar el distanciamiento social. No obstante, también piden soluciones para evitar el declive de su medio de subsistencia.

«Hay feriantes de toda la vida que se van a retirar»

«Hay feriantes de toda la vida que se van a retirar», advierte Ángel Barata, presidente de la Asociación Provincial de Industriales Feriantes de Zaragoza. Este sector trabaja seis meses al año, los de primavera y verano, por lo que ahora se encuentra ante un amplio periodo sin actividad. «No vamos a poder trabajar en año y medio. Eso en principio», lamenta Barata, a pesar de tener más de una veintena de fechas programadas. En este tiempo habían realizado una serie de inversiones y han continuado abonando los impuestos de circulación, seguros -como el de responsabilidad civil-, boletines de la luz para las atracciones y reparaciones. «Son tasas que hemos pagado y no vamos a poder sacar los camiones a la calle», sostienen. «No nos ampara la cultura, ni el circo…», denuncia Joaquín Pastor, vocal de la asociación, a quien el decreto de estado de alarma le sorprendió montando las atracciones en el barrio de San José de Zaragoza.

En España hay 30.000 familias que se dedican a las ferias, según indican desde la asociación, y esta situación provoca que algunas de ellas estén «en la pobreza». «Existen feriantes que ya están viviendo gracias a Cruz Roja o Cáritas», resalta Barata. «Queremos trabajar, pero ahora ya necesitamos ayudas». Desde la entidad están en contacto con otras asociaciones del resto del país y aseveran que saldrán a la calle si no obtienen una respuesta oficial.

«Entendemos que lo primero es la salud y agradecemos que en Aragón ya se haya tomado una decisión concreta».
Traslado de material de Pirotecnia Zaragozana a otros almacenes.

Traslado de material de Pirotecnia Zaragozana a otros almacenes.

Pirotecnia Zaragozana

El trabajo en esta empresa aragonesa no ha cesado, aunque tuvieron que iniciar un ERTE por causas productivas. En el mes de marzo ya disponían de los fuegos para disparar este verano y ahora tienen los almacenes llenos, tanto que están distribuyendo material a otras instalaciones. Las Fallas de Valencia o el Día Nacional de Francia eran algunos festividades que estaban en sus agendas y se han cancelado. En cualquier caso, Pérez considera que existen alternativas para este tipo de actos: «Se pueden celebrar con distanciamiento y con mascarillas. Además, los espectáculos pirotécnicos son aéreos, por lo que se pueden ver desde lejos». Prender los fuegos en diferentes puntos es uno de los planteamientos que sugieren.

INTERVENCION DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO Y MENSAJE QUE PUEDE CAMBIARLO TODO O ALIVIAR LA SITUACIÓN.

 

Sánchez: «Turistas, España os espera desde julio”

El presidente del Gobierno ha querido lanzar un mensaje a los potenciales turistas extranjeros: Habrá temporada turística este año en España, será sanitariamente segura y desde julio

Sánchez anima al turismo nacional a finales de junio y en adelante

El Gobierno empieza a escuchar al sector turístico y ya va perfilando la forma en la que los turistas internacionales podrán volver a nuestro país para salvar, al menos en parte, la temporada de verano.

El sector lo que reclamaba es una fecha concreta de apertura que permita a los visitantes potenciales organizarse y criticaba que España fuera prácticamente el único país europeo con gran peso turístico cuyo jefe de Gobierno no había lanzado todavía un mensaje para tranquilizar y atraer a turistas extranjeros. Más bien al contrario, España ha adoptado medidas hasta ahora, como la cuarentena forzosa a quien entre en el país, que disuadían a los potenciales turistas de plantear siquiera una visita a España.

Ese guante lo ha recogido hoy el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, poniendo fecha al regreso de los turistas internacionales: julio.

«Habrá temporada turística este año», ha proclamado. Y se ha dirigido directamente a los extranjeros que puedan estar pensando dónde pasar sus vacaciones este verano: «España os espera desde julio en condiciones de seguridad».

El tono de Sánchez ha sido pretendidamente solemne en el anuncio: «Ha llegado el momento», ha avanzado. «Tenemos el propósito de garantizar la reactivación del turismo nacional de cara a esta misma temporada de verano» y «los turistas extranjeros pueden desde ya también planificar sus vacaciones en nuestro país».

El presidente ha invitado a «todos los establecimientos turísticos, a los bares y restaurantes, a los destinos de playa y de interior a que se preparen desde hoy para reanudar su actividad en pocos días» y «que estén listos para acoger a los españoles que quieran disfrutar de estas vacaciones en cualquiera de los formidables destinos que ofrece nuestra geografía».

El mensaje de Sánchez fue en dos direcciones: por un lado hacia el exterior, garantizando la apertura de un sector que acoge cada año a más de 80 millones de visitantes y por otro de puertas para adentro, animando a los españoles a hacer turismo dentro de nuestras fronteras: «Hay que aprovechar las grandes ventajas que tiene el país en turismo, siendo este un buen año para conocer nuestro gran país», precisó.

En su mensaje a los socios europeos, el presidente español ha asegurado que España garantizará la seguridad de los visitantes, pero también vigilará que abrir las puertas no signifique que lleguen nuevos casos de coronavirus: «España necesita turismo y seguridad en origen y destino, por lo que garantizaremos que los turistas no corran ningún riesgo ni lo traigan a nuestro país», ha declarado el presidente,

En esa línea, según ha explicado Sánchez, el regreso del turismo se acometerá en función de los criterios de dos sellos: el de la seguridad y el de la sostenibilidad medioambiental. No ha dado muchos más detalles a este respecto. En los próximos días, ha precisado el presidente, los responsables de los ministerios de Industria, Comercio y Turismo (Reyes Maroto) y Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (José Luis Ábalos), irán concretando, en colaboración con las comunidades autónomas, todas las cuestiones relativas a la entrada de turistas extranjeros.

DESDE EL 22 DE JUNIO

El mensaje de Sánchez sobre el turismo ha llegado el mismo día que la vicepresidenta Teresa Ribera, encargada de diseñar el proceso de desescalada y que hace tres días calculaba que los turistas internacionales podrían volver a entrar en España en torno a julio, había puesto sobre la mesa una nueva fecha: el 22 de junio, para la reactivación del turismo nacional.

No será, eso sí, igual para todo el país. Sólo aquellos territorios que para entones hayan superado la fase 3 de la desescalada podrán habilitar corredores seguros para la movilidad de turistas. Dicho de otro modo, sólo aquellas zonas que ya hayan logrado situarse en el horizonte de la «nueva normalidad» podrán recibir turistas a partir del 22 de junio.

La cuarentena forzosa que aplica España, que el sector calcula que cuesta 5.000 millones por semana al país, ha sido criticada y contestada por Francia, que desde este lunes aplica una cuarentena «en reciprocidad» para quien acceda a su territorio desde España. La cuarentena de Macron, eso sí, será voluntaria, no como la nuestra, obligatoria durante 14 días.

Teresa Ribera ha puesto hoy, a través de una entrevista en El Periódico, un paso más a lo hecho hasta ahora por el Ejecutivo español poniendo sobre la mesa la fecha del 22 de junio como horizonte potencial. Eso sí, si se mantienen las condiciones de la desescalada planteadas, en las que cada una de las fases necesitará al menos dos semanas, la vuelta de turistas a Madrid o Barcelona para entonces ya parece descartada.

«Podemos imaginar perfectamente que un ciudadano de Badajoz pueda ir a pasar unos días a Huelva, pero a lo mejor los de Madrid no pueden. Eso es lo que en el espacio europeo llamamos corredores seguros, conectar zonas con un nivel de seguridad y probabilidad estadística de contagio equivalente tanto en el origen como en el destino. Por tanto, manteniendo todas las cautelas no tiene porque haber problema. En destinos o procedencia europeos es probable que se reproduzca ese mismo esquema», apunta Ribera.

UNA ZONA SEGURA

 

El Gobierno defiende que ser el país con una desescalada más lenta no juega en contra de nuestros intereses turísticos, más bien al contrario, puede hacer que se perciba a nuestro país como un destino «más seguro». Y así lo ha defendido también hoy en una entrevista en la emisora francesa RFI, la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, que ha negado que la reapertura de fronteras por parte de los países europeos esté siendo descoordinada.

La ministra considera que la cuarentena forzosa de 14 días es «necesaria pero temporal» y se levantará gradualmente y en conversación con otros socios europeos. La posición del Gobierno es que cuando las fronteras se abran, cosa que no sucederá hasta que termine la ‘fase 3’, podrá demostrar que la situación sanitaria española es la adecuada

 

CLICA EN LA FOTO Y SOLICITA TU PRESUPUESTO SIN NINGUN COMPROMISO
CLICA EN ESTA FOTO Y SOLICÍTANOS TU PRESUPUESTO SIN NINGÚN TIPO DE COMPROMISO.