Los feriantes vascos solicitan a los ayuntamientos poner en marcha  sus atracciones aunque no haya fiestas

 

Jovénes disfrutan de una atracción en Bilbao el año pasado. /p. urresti
Jovénes disfrutan de una atracción en Bilbao el año pasado. 

Envían a los consistorios vascos un protocolo por el que se comprometen a vallar parques y a controlar aforos y distancias de seguridad

Como otros sectores, viven sumidos en la incertidumbre. La Asociación de Feriantes Autónomos de Euskadi (AFADE) ha remitido a los ayuntamientos un protocolo de funcionamiento elaborado por expertos y un estudio de riesgos para que les permitan reabrir atracciones y parques feriales con seguridad, aunque se cancelen las fiestas. La plataforma aúna a unos 400 socios, la mayoría vizcaínos -también de otras provincias-, que suman más de 1.000 atracciones, desde las más modestas, como puestos de tiro y peluches, a las más espectaculares.

Este plan, «único en Europa», según explican, tiene como objetivo no arruinarse, porque su situación es crítica. Llevan desde Carnavales sin poder trabajar, y su temporada termina en octubre. Y siguen asumiendo sus hipotecas, los créditos de las atracciones y camiones, que cuestan sumas millonarias, además de los costes de mantenimiento, muy elevados. Los feriantes han acompañado su propuesta con una imagen de atracciones reabiertas en China tras la pandemia del coronavirus.

 

 

El secretario de la plataforma, el bilbaíno Alberto Domínguez, explica que su propósito es que los ciudadanos puedan seguir disfrutando de las instalaciones de forma segura a la vez que se salva al sector. Para ello, se comprometen a realizar un estricto control de aforos. En los recintos al aire libre, proponen instalar vallas de dos metros de altura y accesos diferentes para la entrada y la salida. «Las casetas no se montarían enfrentadas, si no en un lateral, evitando el doble flujo de circulación», detalla Domínguez. El montaje de los diferentes puestos y barracas se realizaría con una separación mínima de cinco metros. Además, se impondrá el uso generalizado de guantes y mascarillas y, en la medida de lo posible, de arcos de desinfección. Habrá dispensadores de gel en cada atracción, cintas indicadoras para regular las distancias en las colas…

 

Un usuario por coche

Domínguez también indicó que se facilitará el pago a través de tarjetas o tecnología sin contacto. Se instalarán mamparas en las taquillas de las fichas que se canjean por viajes, que serán de un solo uso o desinfectadas en cajones de luz ultravioleta. En cuanto a las barracas, habrá mamparas de separación y si no es posible, reducirán el aforo de tal forma que vaya solo un usuario por coche, o como mucho, con familiares que vivan con él. Cada una de las atracciones dispondrá de un «controlador», que se ocupará de que las personas guarden las distancias y de desinfectar después de cada viaje.

Los asociados de AFADE organizan algunas de las principales ferias vascas, como la de la Semana Grande de San Sebastián. La del Parque Etxebarria de Bilbao, con 72 atracciones, es gestionada por el propio Ayuntamiento y no por los feriantes. «El Consistorio selecciona las atracciones desde hace algunos años, y se da prioridad a los feriantes con vínculos con la ciudad», detalla Domínguez

 

CLICA EN LA FOTO Y SOLICITA TU PRESUPUESTO
CLICA EN LA FOTO Y SOLICITA TU PRESUPUESTO