La campaña estival de los pirotécnicos, en jaque

El cierre comercial de China por el coronavirus puede poner en un aprieto a los pirotécnicos de cara al verano. La campaña de Fallas está más que garantizada, ya que las mascletaes de la plaza del Ayuntamiento se hacen con producto valenciano y tanto el material para las baterías de castillos de la cremà como los petardos están almacenados desde diciembre.

Eso sí, los profesionales temen problemas de suministro para los castillos estivales si el aislamiento se prolonga. «La semana que viene me llega el último contenedor que pedí, que salió hace un mes, cuando no existía el contagio, pero un compañero de Uruguay tardará tres meses en recibirlos», indica Samuel Albiñana de Pyroshopping.

Ricardo Caballer, mayor fabricante de España, explica que «afectará a unos más que a otros». En su caso, prevé retrasos en un pedido de petardos de venta al público y material profesional, como podría pasarle a Europlá «con 10.000 cajas de pirotecnia infantil». Según Quico Martínez, si esto se alarga, «igual repuntan los pedidos a España