Los ‘poetas del cielo’ protagonizan un documental sobre la pirotecnia que se proyecta el viernes en la Mostra.

 

Un viaje de cuatro años llevó al director Emilio Maillé a adentrarse en «el misterio alrededor de los fuegos artificiales», y de allí surgió ‘Poetas del cielo’, las historias de hombres y mujeres provenientes de México, Japón, Cuba, España, Francia, Brasil y China dedicados al oficio de la pirotecnia. La cinta se proyectará este viernes 1 de noviembre a las 19h en el Teatre Principal dentro de la gala de clausura de Mostra de València-Cinema del 

mediterrani.
Fotograma del documental 'Poetas del cielo'
 ‘Poetas del cielo’
MOSTRA DE VALÈNCIA

La propuesta del documental Poetas del cielo se compone de dos elementos: revisar la cultura de los fuegos artificiales en varios países por medio de las personas que trabajan en ello y retratar «la belleza plástica de estos espectáculos, con una realización impecable, una fotografía de Carlos de Miguel y una música de Fabio Góes que convierte la experiencia en algo conmovedor», ha informado la organización de la Mostra en un comunicado.

«La película muestra su pasión y comparte la emoción que uno vive en estos espectáculos», asegura el director. Este viaje comenzó cuando descubrió la mascletá en València que disparó Reyes Martí. «Lo que el público percibe es el sonido y las ondas de las explosiones porque te vibra todo el cuerpo. Es algo muy extraño», asegura Maillé. «Cuando lo vi pensé ‘estos tipos están completamente locos'». Es precisamente València y la pirotecnia hecha por mujeres la que tiene un apartado destacado en este documental.

Maillé ha afirmado: «Es curioso que a pesar de que la pirotecnia tiene su origen en la violencia, pues la pólvora es un arma de guerra, la humanidad la ha convertido en algo totalmente opuesto y ha hecho de ella algo increíble, algo para celebrar».

A pesar de que «hay quien relaciona pirotecnia con accidentes y pérdidas humanas», ‘Poetas del cielo’ se enfoca en otros aspectos como su misticismo. «Está ligado a un rito existencial. donde la vida y la muerte están presentes; en algunos lugares saluda al que nace, pero también despide al que se va», declara el director del documental.

Luego de seguir el rastro de la pirotecnia, Maillé asegura que «la gente que se dedica a este oficio en realidad es muy responsable, personas que tienen muy presente el peligro que corren, pero que al final disfrutan cada segundo de lo que hacen».*