Massanassa Silla Sedaví

Massanassa

96 125 22 92 (Centralita)664 351 562 (Siniestros)

Contacto: info@starazona.com

Mensaje:

Tu mensaje ha sido enviado correctamente. Cerrar.
Starazona
Starazona

¿Le llamamos?

×
Compara tu seguro de vida en 25 compañías y ahorra hasta un 50% en menos de 3 clicks
Alt text
Los mejores seguros de vida, a un click

¿Porque Salvador Tarazona para tu seguros de vida?

En Salvador Tarazona trabajamos día a día para poder ofrecerte el mejor catálogo de aseguradoras y pólizas junto a la mejor información de coberturas y así, poder ayudarte a escoger la póliza de Vida que más te conviene, sin pagar de más.

Entender los tipos de seguros como de fallecimiento vs de supervivencia y términos como la Invalidez Permanente Absoluta vs la Total es vital para asegurarte que la póliza a contratar contiene los elementos que más te convienen.

Alt text
¿Cuales son las principales coberturas?

Trabajos de riesgo

¿Qué implicaciones tiene?

¿Porque contratar el seguro?

Elige el que mas te convenga

Seguro de vida

¿Cuales son sus ventajas?

¿Puedo tener dos seguros?

Informate aqui

Capital asegurado

¿Que es y como se calcula?

Los beneficiarios

¿Quienes son?¿Puedo cambiarlos?

¿Qué cubre mi seguro de vida?

Antes de decidirte por una modalidad y por una compañía determinada, debes preguntarte para qué quieres contratar el seguro de vida, ya que deberás elegir un tipo u otro en función de la finalidad que persigas.

Alt text

Información general sobre seguro de vida

¿Qué tipo de seguros de vida hay en el mercado?

Existen dos tipos:

Los seguros de fallecimiento o 'seguros de riesgos' son los que, en caso de que el asegurado fallezca antes de que la póliza venza, la compañía pagará una determinada cantidad a los beneficiarios. Si el asegurado no muere antes del vencimiento, el contrato se da por finalizado sin ninguna contraprestación de la aseguradora.

Los seguros de vida o supervivencia son los llamados 'seguros de ahorro'. En ellos, si el asegurado llega con vida al final del contrato, se garantiza un determinado capital a los beneficiarios. También existen las modalidades mixtas, en las que se combinan ambas fórmulas

¿Qué es la 'Invalidez Permanente Absoluta' y la 'Invalidez Permanente Total'?

La Invalidez Permanente Absoluta es una situación permanente por la cual el asegurado no pudiese ejercer ningún tipo de profesión. La Invalidez Permanente Total, por su parte, es aquella situación permanente en la que la persona no pueda ejercer su actividad profesional, pero sí otras.

¿ Cuáles son las coberturas adicionales habituales?

El levantamiento de testamento es el reparto de los bienes según se indica en la declaración de última voluntad del fallecido. Este proceso conlleva unos costes de gestión y tramitación y es importante validar que esté incluido en el seguro de vida.

Trabajos de riesgo

Modalidad natural

Los seguros de vida no son obligatorios por Ley (como puede ser, por ejemplo, la Responsabilidad Civil Obligatoria en las pólizas de auto), pero cada vez son más las personas que optan por contratar este tipo de productos para tener sus espaldas y las de los suyos bien cubiertas. Uno de los sectores que más propensos son a tener un seguro de vida es el de las profesiones de riesgo, ya que tienen más probabilidades de sufrir un siniestro o accidente en el que peligre la vida del implicado.

Si tienes algunas dudas acerca de estas pólizas nuestros especialistas las resolverán sin ningún problema ni compromiso. Además, con el comparador independiente líder en el mercado podrás cotejar entre las mejores aseguradoras de España para encontrar el seguro que mejor se adapte a tus necesidades por el menor precio posible.

Cuando una persona es la fuente de ingresos de una familia, en caso de que este fallezca, varias personas podrían quedarse sin sustento. A esto se unen las deudas por los préstamos (como la hipoteca) o el pago futuro de los estudios de los hijos. De aquí que muchos encuentren en los seguros de vida la solución a este problema. Esto es, si cabe, más importante en el caso de los profesionales de alto riesgo. Ahora bien, ¿qué se considera profesión de alto riesgo? Son aquellas en las que, al realizar su labor, los trabajadores ponen en peligro su vida o su integridad física, como los bomberos, policías y demás fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, mineros, pilotos o personal de vuelo, toreros, boxeadores, etc. Debido al mayor riesgo, muchas aseguradoras optan por no permitir contratar estas pólizas a estos colectivos, y las que sí ofrecen estos productos, lo hacen con una prima superior a la de otros trabajadores. De hecho, una de las primeras preguntas que se hacen cuando alguien está interesado en contratar un seguro de vida es la profesión del futuro cliente. Las compañías clasifican las profesiones según sus riesgos y probabilidades de sufrir un accidente.

¿Porque contratar el seguro?

Muchas personas se plantean si contratar un seguro de Vida para proteger a su familia en el caso de que el asegurado fallezca. Si bien tener una póliza de Vida no es obligatorio, si es muy recomendable, sobre todo si tenemos hijos o personas a nuestro cargo y somos la fuente de ingresos de nuestro hogar. A continuación te contamos todo lo que tienes que saber sobre estos seguros, los tipos de pólizas que existen, etc. Además, recuerda que, con Acierto.com, el comparador independiente líder del mercado, podrás comparar entre las principales compañías del mercado español para así encontrar el seguro que mejor se adapte a tus necesidades por el menor precio posible.

Seguro de vida

El seguro de Vida Riesgo podría definirse como un seguro para la protección frente a la muerte del tomador de los beneficiarios que este elija. La prima suele ser anual, y su precio se calcula según tres factores principalmente: la edad del asegurado, su historial médico y el capital elegido. La relación es simple: cuantos más años tenga el tomador, más cara será la prima. Lo mismo ocurre con el capital, a más capital mayor precio. En cuanto al historial médico, es muy importante indicar a la compañía cualquier enfermedad que tengamos previamente, ya que pueden encarecer el precio del seguro o, incluso, pueden hacer que se niegue la contratación. El funcionamiento es el siguiente: si el tomador fallece, el beneficiario recibirá el capital marcado en el contrato con el objetivo de proteger a este en caso de que el asegurado falte. Si la póliza llega a su fin antes de que suceda la muerte, el seguro quedará sin efecto y no se otorgará ninguna indemnización. También hay que tener en cuenta que también se puede contratar un seguro de Vida Mixto, que mezcla los seguro de Vida Riesgo y los seguros de Vida Ahorro. Esta modalidad protege a los beneficiarios en caso de que fallezca el tomador pero también te otorga una cantidad fijada en el contrato en caso de que llegues a una determinada edad sin morir.

¿Puedo tener dos seguros?

Nada impide a alguien contratar varios seguros de vida al mismo tiempo y beneficiarse de las ventajas que esto supondría, tanto para el asegurado como para su familia. Incluso para su declaración de la renta. Por una parte, la opción de combinar pólizas permite designar diferentes beneficiarios o repartir los bienes como el asegurado quiera, en caso de disponer de un gran patrimonio o si se quiere incluir a alguien que no sea un heredero legal. Así, en cada póliza el asegurado puede decidir qué cantidad deja a cada persona. Al contratar varias pólizas de vida el asegurado puede garantizar la protección de su familia en diferentes circunstancias: por ejemplo, tener cobertura tanto en caso de fallecimiento repentino (un seguro de vida temporal) o asegurar un capital a su familia en el momento de su fallecimiento o en caso de incapacidad laboral, sin que haya una fecha de vencimiento que condicione el cobro de la póliza. Incluso se puede contratar una póliza de vida que garantice un capital del que disponer en caso de enfermedad grave, para poder afrontar la pérdida de ingresos durante el tratamiento o los gastos del mismo. También existe la posibilidad de contratar un seguro de vida para garantizar el pago de la hipoteca, en el caso de que el asegurado fallezca antes de que cumplir con todas las letras del pago. En este supuesto, la indemnización que ofrece la compañía puede corresponder al capital pendiente de liquidar. Si se deciden contratar con la misma compañía, también podría haber un beneficio económico, en forma de descuentos en la prima.

Capital asegurado

El capital que debemos asegurar dependerá de muchos factores. La situación en la que estemos, nuestra capacidad económica o lo que creamos que es suficiente para cubrir nuestras necesidades marcarán la cifra que debemos establecer en el contrato. Eso sí, hay que tener en cuenta que cuanto más alta sea esa cantidad, más alta será la indemnización que reciban los beneficiarios del seguro, pero también la prima será más alta. Lo principal es saber qué necesidades buscamos cubrir. Por ejemplo, si tenemos una hipoteca y queremos que, en caso de que fallezcamos o suframos una invalidez permanente, nuestros seres queridos no tengan que hacer frente a este préstamos, debemos suscribir una cantidad que sea equivalente a la hipoteca. Además, se recomienda que en estos casos el capital sea mayor para que la familia pueda reajustar los ingresos después del fallecimiento del miembro que suponía la principal fuente de ingresos. En el caso de que nuestro objetivo no sea cubrir préstamos, deberemos de valorar qué cantidad es la que más se ajusta a lo que buscamos. La estructura familiar es otro de esos factores que se antojan fundamentales a la hora de establecer el capital a asegurar, ya que no es lo mismo tener hijos que no tenerlos (el número de miembros de la familia a proteger es muy importante), igual que no es lo mismo tener hijos de corta edad que hijos que estén en su etapa universitaria. En este último caso habrá que tratar de asegurar a nuestros descendientes el pago de sus estudios para que puedan terminarlos a pesar de que el asegurado fallezca.

Los beneficiarios

Cuando alguien contrata una póliza de vida suele hacerlo pensando en la seguridad económica de su cónyuge y en su descendencia, por igual. Al suscribir la póliza, el tomador del seguro tiene dos opciones: designar expresamente un beneficiario o no hacerlo. En las pólizas de vida, al contrario que en otros ramos, el tomador del seguro y el beneficiario del mismo son dos figuras distintas. Si no se dan órdenes específicas en este sentido y el tomador no designa expresamente quién es el beneficiario de la póliza de vida, la indemnización o el capital asegurado pasa naturalmente, por ley, a los que ésta considera sus herederos y tal como se especifica a veces en el contrato: el primer beneficiario es el cónyuge, pero si no se ha especificado con nombres y apellidos a una persona en concreto, se considera cónyuge al que lo es en el momento de cobrar el seguro y no cuando se contrata. En caso de que no haya cónyuge, los hijos serían los siguientes beneficiarios, entre los que se repartiría el capital a partes iguales; eso sí, siempre que el tomador no haya indicado otra cosa (podría decidir dar más a unos que a otros). Si no hubiera hijos, entonces serían los propios padres del asegurado, si aún viven, los que recibirían la indemnización. Pero también puede darse el caso de que no haya un beneficiario designado en la póliza de vida en el momento de ser suscrita y sin embargo el fallecido exprese en su testamento la voluntad de designar a éste. La última voluntad, expresada en el testamento (avalado por un notario) es la que prevalece, incluso por encima de lo pactado en la póliza de vida.