Massanassa Silla Sedaví

Massanassa

96 125 22 92 (Centralita)664 351 562 (Siniestros)

Contacto: info@starazona.com

Mensaje:

Tu mensaje ha sido enviado correctamente. Cerrar.
Starazona
Starazona

¿Le llamamos?

×
Compara tu seguro de hogar en 8 compañías y ahorra hasta un 50% en menos de 3 minutos
Alt text
Los mejores seguros de hogar, a un click

¿Porque Salvador Tarazona para tu seguros de hogar?

En Salvador Tarazona trabajamos para darte la mejor y más clara información de aseguradoras, pólizas y coberturas para que puedas escoger lo que más te conviene.

Para ayudarte a analizar mejor tus opciones, hemos separado las pólizas de hogar en dos tipos: Pólizas Base y Pólizas Plus.

La Póliza Base asegura sólo el continente de la vivienda y la Póliza Plus incluye tanto el continente como el contenido.

Alt text
¿Cuales son las principales coberturas?

Seguro ligado a tu hipoteca

¿Cómo desvincularlo?

Continente y contenido

¿Cuales son las diferencias?

Seguro multirriesgos Hogar

¿Cuales son sus características?

Seguro para inquilinos

¿Qué cubre?

Seguro de hogar

¿Qué tipos de polizas existen?

Sobreseguro e Infraseguro

¿Qué son y cómo evitarlos?

¿Qué cubre mi seguro de hogar?

El seguro de hogar protege a la vivienda ante los daños que puedan ser causados en ella, tanto en su continente como en su contenido. Lo más común es que este tipo de pólizas cubran ante: incendio, explosión y caída de rayo; actos de vandalismo, acciones tumultuarias y huelgas; fenómenos atmosféricos (lluvia, viento, pedrisco y nieve); pérdidas de alquileres, inhabitabilidad; robo, expoliación y hurto; daños producidos por el agua, y rotura de cristales.

Alt text

Información general sobre seguro de hogar

¿Qué tipo de Seguros de Hogar existen?

El mundo del seguro de hogar es muy amplio, pero en él se pueden distinguir dos tipos de pólizas: La Básica y la Completa. La Básica es la mas sencilla pero también la que menos coberturas tiene. Suele cubrir el incendio, la inundación, los daños por robo (pero no por hurto), rotura de cristales, y otras roturas como la encimera o la vitroceramica. Además, puedes ampliar esta póliza con la cobertura para joyas y objetos de valor especial, daños provocados por una mascota, etc. .

etc. La Completa ofrece además otros servicios como la reparación de electrodomésticos, bricolaje, servicio de manitas, atraco, etc.

Seguro ligado a tu hipoteca

¿Debo contratar por obligación un seguro de hogar? Existe mucha confusión acerca de la obligatoriedad de los seguros a la hora de contratar una hipoteca. Si bien es cierto que el banco te exige que tengas contratado un seguro de hogar para concederte la hipoteca, basta con que cubra el riesgo mínimo. Es decir, solo necesitas la cobertura de un seguro de incendio, que proteja el continente. Pero, ¿te conviene contratar el seguro de hogar con tu banco o hacerlo por tu cuenta? Es una pregunta que solo podrás resolver comparando lo que ellos te ofrecen con las pólizas de las compañías que ofertan seguros de hogar. Los pasos para desvincular tu póliza de hogar de tu hipoteca son sencillos, en términos generales. Si bien es cierto que puedes encontrarte en alguna ocasión con determinadas dificultades, propias de cualquier trámite de estas características. Pero lo más importante es saber que puedes desvincular hipoteca y seguro de hogar sin ningún problema, mientras sigas los pasos establecidos.

En caso de que tengas que contratar un nuevo seguro, o de que la póliza que contrataste con tu entidad vaya a vencer, puedes negarte a renovarla sin ningún problema. Pero siempre procediendo así:

  • Infórmate de la fecha en que vence tu póliza y notifícale al banco que quieres cancelarla con, al menos, un mes de antelación. En caso de que no lo hagas, el seguro se renovará de forma automática. En algunas ocasiones, puede darse el caso de que tu banco te envíe una notificación de renovación del seguro antes de que este caduque, con tiempo necesario para notificar si deseas cancelarlo o renovarlo, aunque las entidades no están obligadas a ello, y por tanto puede ocurrir que no lo hagan.
  • Conoce la oferta de otras aseguradoras. En el momento en que decidas cambiar tu póliza actual por otra, y desligar así tu hipoteca del seguro de hogar, es importante que conozcas cuál es la oferta del mercado. Para ello, te recomendamos comparar con Acierto.com. En muy poco tiempo podrás conocer las coberturas que te ofrecen las distintas compañías que operan en nuestro país, y contratar la póliza que más te convenga y siempre a precios muy económicos.
  • Presenta todos los documentos necesarios en tu banco. Como hemos dicho, tu banco no puede obligarte a contratar un seguro de hogar con ellos. Sin embargo, si prefieres contratar la póliza de forma independiente, sí puede exigirte un documento en el que se establezca la validez de la nueva póliza -la cual debe cubrir la vivienda por la que se te ha concedido el préstamo y en la que, el propio banco debe ser el beneficiario del seguro en caso de accidente-. Por lo general, esta será la principal limitación a la hora de desligar la hipoteca del seguro de hogar. Y es que la aseguradora no te hará entrega del documento justificante de contratación de la nueva póliza hasta que la contrates, y tu banco no te permitirá cancelar tu anterior seguro hasta que no presentes el documento en la entidad.

Continente y contenido

El continente es la estructura del inmueble en sí, además de los elementos de construcción: cimientos, muros, instalaciones fijas (electricidad, agua, antena, teléfono, gas...), techos, cubiertas, etc.

El contenido es todo aquello que se encuentre dentro de una vivienda y que no forme parte de la estructura y que pertenezcan al asegurado o las personas que vivan con él. Algunos ejemplos son los muebles, electrodomésticos, ordenadores, televisión, objetos de valor, etc..

Seguro multirriesgos Hogar

Cuando compras una vivienda no es obligatorio contratar al mismo tiempo un seguro de hogar. La situación cambia si te han concedido una hipoteca para afrontar el pago de la casa. En ese caso sí deberás, por ley, suscribir al menos un seguro de daños con las coberturas mínimas. Si es tu caso o si simplemente estás pensando en proteger tu hogar, te invitamos a comparar en el comparador de seguros Acierto.com. En tan solo dos minutos podrás conocer y analizar los precios de hasta 18 aseguradoras del mercado español y ahorrar hasta 200 euros en el seguro para tu vivienda.

¿Qué es el seguro multirriesgos de hogar?

Entre los tipos de seguros que puedes encontrar a la hora de proteger tu vivienda, el seguro multirriesgos es el más popular. Se trata de una póliza que ofrecen la mayoría de compañías de seguros que operan en nuestro país, y su objetivo es proteger tu hogar ante cualquier accidente. También responde -a través de la Responsabilidad Civil- cuando los daños se producen a terceros y la Responsabilidad Civil es achacable al asegurado. Se llama multiriesgo precisamente porque se trata de ofrecer esta protección ante los múltiples riesgos a los que puede exponerse una vivienda. Es decir, todos los daños que pueda sufrir tanto la estructura de la casa (continente) como los bienes que guardas en ella (contenido). Hablamos, pues, de supuestos que van desde un incendio hasta una fuga de agua pasando por un robo o un hurto. Un seguro multiriesgo es el que te respalda ante cualquier incidente que afecte a tu casa y a tu vida diaria.

Seguro para inquilinos

Una póliza de hogar es un seguro que cubre los daños que sufra una vivienda como consecuencia de los riesgos contemplados en el mismo. Es decir: la aseguradora con la que se contrata garantiza que costeará la reparación de los daños (eléctricos, por agua, estéticos, etc.) siempre y cuando esté así reflejado en la póliza. Su cobertura puede extenderse al continente (la estructura de la vivienda y los elementos fijos que forman parte de ella) y al contenido (los muebles, enseres, bienes personales que hay en ella). Ahora bien, ¿qué diferencia hay con un seguro de hogar para inquilinos? En lo esencial, ninguna. Puesto que con un seguro de hogar para inquilinos, se puede proteger igualmente el continente y el contenido, como con cualquier otra póliza multirriesgo de hogar. La diferencia reside más bien en que se amplían los riesgos para tener en cuenta las necesidades concretas de alguien que no es propietario de la vivienda y que firma un contrato para vivir allí. Por ello, se tienen muy en cuenta aspectos como la Defensa jurídica, ofreciendo asesoramiento y protección en caso de incumplimiento de contrato, por ejemplo. O la Responsabilidad Civil como inquilino, que garantiza una suma para cubrir daños causados a terceros. O el robo, para poder proteger los bienes personales del inquilino, que quedan fuera del ámbito del seguro de hogar que pueda tener el propietario. En ningún caso es obligatorio para el inquilino contratar un seguro, si bien puede ser muy recomendable. Especialmente si cuenta con bienes personales (por ejemplo, equipos informáticos) especialmente valiosos. Un seguro de hogar para inquilinos proporciona una tranquilidad extra, al saberse protegido en cualquier situación.

Seguro de hogar

Es la póliza más básica que se puede contratar. Si estás pagando tu vivienda gracias a que el banco te concedió una hipoteca (es decir, te adelantó el dinero necesario para adquirirla a través de un préstamo), ya sabes de lo que hablamos. Y es que es obligatorio -por ley- contar con una póliza de daños para que te sea concedido un préstamo hipotecario. Pero, ¿qué incluye? Básicamente, protege la estructura de tu vivienda en caso de incendio; lo que se conoce como el continente de la casa. En caso de que sucediera un accidente y tu vivienda quedara destruida, será la aseguradora con la que tengas contratada tu póliza la encargada de afrontar la deuda pendiente con el banco. Además, si la cantidad adeudada al banco es inferior al valor que asume la aseguradora (el capital garantizado), una vez satisfecha la deuda tendría que entregar la cantidad restante al asegurado. Como en cualquier seguro, las condiciones (límites económicos, garantías disponibles) contempla como daños cubiertos únicamente aquellos provocados por incendio, explosión, humo, rayo, hundimiento, colisión y actos vandálicos. Cubre las “derivadas de los mismos”. Es decir, la inhabilitabilidad de la vivienda por siniestro, la obtención de nuevos documentos y los gastos de salvamento, extinción y desescombro. Pero cuenta con una amplia lista de garantías a sumar: daños por agua, por fenómenos meteorológicos, cobertura de robo, etc.

Póliza multirriesgos

cubre lo que se denomina el continente (estructura de la vivienda) y el contenido (bienes, mobiliario y enseres que contiene la vivienda). También incluyen la Responsabilidad Civil a terceros como cobertura básica, aunque hay compañías que amplían esta garantía a otros ámbitos, como el familiar, laboral o incluso la que puede exigirse a mascotas. Los riesgos contemplados habitualmente son los de incendio, daños por agua, daños eléctricos, por fenómenos atmosféricos, por robo, daños estéticos y un largo etcétera. Hay compañías que presentan seguros especialmente completos,, que además de cubrir un gran número de posibles contingencias complementa su servicio con garantías como la protección frente a filtraciones por paredes o fachadas o la cobertura de avería eléctrica. Pero no todas son así de generosas en sus coberturas. Y debes tener claro que hay una gran diversidad de modalidades de este tipo de seguros. Es por ello que en muchas ocasiones algunas de las coberturas mencionadas pueden contratarse de forma independiente; dependerá de la flexibilidad de la póliza. El tipo de vivienda (en alquiler, vacacional, etc.) también determina la oferta en seguros de hogar multiriesgo. Hay compañías que presentan productos diferenciados para cada tipo de vivienda, incluyendo en ellos coberturas específicas.

Póliza amortización de préstamo

Una póliza de amortización de préstamo no es más que un seguro de vida. Eso sí, vinculado a un préstamo (hipotecario o personal). Se garantiza una cuantía equivalente a la deuda. El capital asegurado va decreciendo conforme pasan los años y se va amortizando parte del préstamo. Se trata de que, en caso de fallecimiento o invalidez permanente, la familia pueda asumir el importe restante. También se puede garantizar una cantidad fija, de manera que, una vez pagada la deuda con el banco, los beneficiarios pueden recibir una parte. Cuando un banco te ha concedido una hipoteca no es obligatorio contratar este tipo de póliza. Sin embargo puede ser recomendable para anticiparse a ciertas situaciones que querríamos evitar, aunque no sea posible. Y que tanto tú como tu familia estéis protegidos en el futuro ante cualquier escenario. Estas modalidades de seguro suelen ser por lo general bastante básicas. Lo habitual es que se garantice un capital en caso de Fallecimiento como garantía básica y se oferte la cobertura de Invalidez permanente y absoluta como opcional. Pero también podrás descubrir en este sentido algunas variaciones entre las ofertas de las compañías que cuentan con seguros de amortización de préstamos. No es un seguro tan popular como los seguros multiriesgo, por lo que la oferta es más reducida.

Sobreseguro e Infraseguro

¿Que es el sobreseguro?

Antes de entrar en materia, primero hay que explicar el concepto de suma asegurada. Esto es, básicamente, el capital que vamos a asegurar. Por tanto, se produce sobreseguro cuando este capital es superior al valor del interés asegurado. Es decir, que estamos pagando más de lo que deberíamos porque los bienes suscritos en la póliza valen menos de dicha cantidad. Hay que destacar que el sobreseguro es considerado “ilegal” ya que, en caso de siniestro, el cliente estaría recibiendo más de lo que deberías recibir, y por lo tanto, estaría sacando un beneficio en lugar de simplemente cubrir los daños. También puede darse el caso en el que haya más de una póliza protegiendo lo mismo. En este caso habrá que comunicarlo a las aseguradoras ya que, de lo contrario, no estarán obligadas a otorgar una indemnización. Estaríamos de nuevo ante un caso de sobreseguro. Nunca se puede otorgar una indemnización por encima de la cuantía del daño, por tanto, hay que asegurarse muy bien de que no es nuestro caso, ya que estaríamos pagando una prima mayor de la que debemos y, por tanto, malgastando el dinero.

¿Qué es el infraseguro?

infraseguro? El del infraseguro es el caso totalmente opuesto al del sobreseguro. En este supuesto, estaríamos pagando una cantidad menor de la que deberíamos, ya que habríamos asegurado un capital más bajo del valor real de nuestros bienes. Esto es muy peligroso ya que, en caso de que sufras un siniestro en el hogar, puede darse el caso que el coste de los daños asciende a una cantidad muy alta y el seguro solo te pague una parte debido a estar infraasegurado. Esto nos lleva a la "Regla de la proporcionalidad”.

¿Que es el sobreseguro?

Antes de entrar en materia, primero hay que explicar el concepto de suma asegurada. Esto es, básicamente, el capital que vamos a asegurar. Por tanto, se produce sobreseguro cuando este capital es superior al valor del interés asegurado. Es decir, que estamos pagando más de lo que deberíamos porque los bienes suscritos en la póliza valen menos de dicha cantidad. Hay que destacar que el sobreseguro es considerado “ilegal” ya que, en caso de siniestro, el cliente estaría recibiendo más de lo que deberías recibir, y por lo tanto, estaría sacando un beneficio en lugar de simplemente cubrir los daños. También puede darse el caso en el que haya más de una póliza protegiendo lo mismo. En este caso habrá que comunicarlo a las aseguradoras ya que, de lo contrario, no estarán obligadas a otorgar una indemnización. Estaríamos de nuevo ante un caso de sobreseguro. Nunca se puede otorgar una indemnización por encima de la cuantía del daño, por tanto, hay que asegurarse muy bien de que no es nuestro caso, ya que estaríamos pagando una prima mayor de la que debemos y, por tanto, malgastando el dinero.

Regla de proporcionalidad

La mejor forma de entender esta regla es con un ejemplo: si un cliente ha declarado que el valor de su vivienda es 1.000 euros pero en realidad es 5.000, en caso de siniestro se aplicará la siguiente fórmula: Suma asegurada x Daños sufridos / Valor de los bienes (real) Si ocurre un accidente y los daños han sido valorados en 3.000 euros, con los datos del ejemplo anterior, la compañía solo nos otorgaría 600 euros. El resto lo tendríamos que pagar nosotros. Eso sí, hay muchas aseguradoras que especifican que en caso de siniestro cubren la reparación de los daños hasta la suma asegurada. En el ejemplo anterior sería hasta los 1.000 euros. Estas son las claves, junto a comparar entre las distintas ofertas de las compañías, para conseguir el mejor seguro de hogar.