info@starazona.com

Escríbenos un correo.

+34 963 963 500

Llámanos

 Los Feriantes Jiennenses respiran al fin.

Los Feriantes Jiennenses respiran al fin.

Las estimaciones del propio sector sitúan en unas 2.500 las familias que dependen directamente de esta actividad

Balón de oxígeno para un gremio del que depende en la provincia el sustento, como mínimo, de 2.500 familias de varias comunicipios

La progresiva normalización, en lo que parece la normalización o, al menos, de la atenuación de la pandemia de coronavirus permite el resurgir de muchos sectores económicos. Uno de ellos es el de los feriantes. La vuelta de las celebraciones en las que ellos trabajan desde sus puestos y sus atracciones les da oxígeno, después de un periodo de dos años para olvidar, que ha hecho auténticos estragos en estos autónomos y los asalariados que dependen de ellos. Poco a poco se ve la luz después del largo túnel.

La temporada empezó hace prácticamente un mes, con la feria de Sevilla, que dejó muy buenas sensaciones en el gremio. Después han vuelto prácticamente todas las fiestas, como si se hubiera regresado a 2019. Aunque es cierto que se notan las ganas de pasarlo bien, los problemas económicos son patentes, pues muchas familias han visto reducidos sus ingresos y con ello su capacidad de gastar en las ferias.

Pese a todo, José Alcántara, presidente de la Asociación Cultural de Empresarios Feriantes de Torredelcampo —un colectivo surgido durante la pandemia— se muestra optimista. El torrecampeño es, con diferencia, el municipio con más personas vinculadas con el sector, aunque autónomos de este tipo también existen en Navas de San Juan y otros lugares como Martos, Linares, Jaén capital o Andújar. “Dentro de lo que cabe, está saliendo bastante bien. La gente va respondiendo. Los dos años y pico anteriores fueron una desgracia para todo el mundo y necesitamos reponernos poco a poco”, indica Alcántara. El representante de la entidad considera que los datos se parece a los previos a la era covid y son incluso mejores en algunos casos. “La gente está volcándose. Sabe que lo hemos pasado mal y se ha mentalizado, ya que expresamos nuestras reivindicaciones por activa y por pasiva”, dice. A su juicio, una de las claves está en que la población “necesita evadirse” y volver a la vida cotidiana.

Homenaje de los feriantes al dúo Camela | Torredelcampo 2021

Datos, casi al mismo nivel de ante de la pandemia y en ciertas ferias incluso más. La gente está volcándose. Sabe que el gremio lo ha pasado mal. La gente se ha mentalizado de que nos hemos reivindicado por activa y por pasiva. Eso, a pesar de las turbulencias económicas, que están machacando a municipios y sectores completos.

La relevancia de las ferias viene dada por un dato muy fácil de comprender. En Jaén, todos los municipios tienen una feria y algunos dos, a los que hay que sumarse las de algunas aldeas importantes. Por tanto desde mayo hasta mediados o finales de octubre, es raro el fin de semana en que no hay como mínimo una celebración de este tipo, algunas multitudinarias.

Las estimaciones del propio sector sitúan en unas 2.500 las familias que dependen directamente de esta actividad. Suele tratarse de negocios familiares formados por dos o tres personas —generalmente un matrimonio y, en ocasiones, algún hijo— a lo que se suman, muchas veces, cinco o seis asalariados. Depende de la actividad concreta. A eso hay que sumar el impacto en empleos indirectos, ya que por ejemplo los vehículos generan ocupación en los talleres, sin contar los proveedores de los puestos. “Damos mucha vida”, apunta Alcántara.

Las rutas son de lo más variado y dependen de cada feriante concreto. A menudo se trata de itinerarios de décadas, heredados de padres o abuelos que ya salían con las atracciones. Incluso es habitual ver a personas con formación universitaria que acuden para echar una mano a las familias o que trabajan simplemente como empleados a sueldo. Se trata de toda una forma de vida. Con los avances tecnológicos, las comodidades son cada vez mayores, de modo que se viaja en caravanas con todos los servicios, inclusive calefacción y aire acondicionado, aparte de la electricidad y el agua. Eso hace más llevadero una ocupación sin fines de semanas libres —es bien al contrario— y con jornadas maratonianas.

Uno de los puntos más reseñables del regreso es el encarecimiento de la energía, que repercute directamente en el sector, tanto por la subida de los carburantes, como del suministro eléctrico. “Se ha notado un montón. La luz está disparatada, con recibos impresionantes, y el combustible… Hacen falta quinientos euros para llenar el depósito de un tráiler”, razona. No obstante, los empresarios tienen asumido que deben amoldarse a las circunstancias y ven que la gente se muestra compresiva con la subida de precios de los productos ofrecidos en los puestos de alimentación.

Las ferias de 2022 contrastan con la escasa actividad que hubo en 2021 y lo todavía menor que se registró en 2020. En este tiempo, los pocos feriantes que pudieron trabajar tuvieron que hacerlo con unas medidas respetadas a rajatabla, con mascarillas, marcas para respeta la distancia de seguridad, guantes y gel hidroalcohólico. Las autoridades estaban ojo avizor, pues quería evitarse a cualquier trance que se generaran focos de contagio. A pesar de todo, se demostró que las ferias son seguras, pues no hubo conocimiento de repuntes significativos en las cifras de positivos. A todas estas limitaciones se sumó que buena parte de la población sentía recelo y temor a salir y a las aglomeraciones incluso al aire libre.

En este tiempo se han quedado por el camino algunos feriantes. Unos, literalmente, porque han fallecido y otros porque han tenido que dedicarse a trabajos diferentes. Cada caso es un mundo. Una parte del gremio, que había invertido sus ganancias pasadas pudo resistir con más solvencia, mientras que otros quedaron a expensas de la ayuda de la familia y las de tipo social. En situaciones extremas, los afectados han tenido que vender el negocio, toda una vida en la feria.

Los dos años “duros” de la pandemia fueron un tiempo de movilizaciones en las que los feriantes se organizaron y participaron diferentes protestas. Pese a ello, lamentan que el apoyo de las administraciones públicas ha sido insuficiente o nulas, pues buena parte del gremio no pudo acceder. Debe tenerse en cuenta que quienes se dedican a estas labores lo hacen durante épocas concretas del año, por lo común en primavera, verano y parte del otoño, salvo puestos muy concretos que funcionan en Navidad y otras fechas concretas. Por tanto, los autónomos, terminada la campaña se dan de baja. Eso dificultó el acceso a las subvenciones.

Federico Gaitán, presidente de la Asociación de Industriales Feriantes de Jaén y Provincia se alegra del regreso a la normalidad. “Necesitamos trabajar”, subraya. Según sus datos, el 95% de los miembros del colectivo han podido volver y la mayor parte del resto podrá hacerlo de una forma paulatina.

Las dos asociaciones alaban la actitud durante la pandemia del Ayuntamiento de Torredelcampo y, en particular, del alcalde, Javier Chica. Aun en el peor año de la pandemia, instaló un miniparque, sin contar las ayudas directas y los planes de empleo, que salvaron a muchos de sus convecinos ahogados por la ausencia de ferias.

Ante la normalización, Gaitán pide a los ayuntamientos que se conciencien de que todavía no han terminado de salir del agujero donde hemos estado obligado y que sean sensibles con las tasas. Esa comprensión, en un escenario de subida de costes, sería fundamental para que el sector remonte.

Enlace para leer la noticia original en el periódico diario de Jaén Los feriantes respiran al fin (diariojaen.es)

Arranca hoy miércoles en Jaén la feria de la Virgen de la Capilla con la apertura de las atracciones infantiles.

La feria y fiestas de la Virgen de la Capilla arrancan este miércoles en Jaén capital con la apertura de las atracciones infantiles en el recinto ferial Alfonso Sánchez Herrera, que dedicará este día a los más pequeños, con precios reducidos


La feria y fiestas de la Virgen de la Capilla arrancan este miércoles en Jaén capital con la apertura de las atracciones infantiles en el recinto ferial Alfonso Sánchez Herrera, que dedicará este día a los más pequeños, con precios reducidos en sus atracciones. El 9 de junio ha sido la jornada elegida como Día Sin Ruido en todo el recinto ferial, de 17,00 a 21,00 horas, con el objetivo de hacer unas atracciones más accesibles y, especialmente pensando en todas aquellas personas con se

Arranca este miércoles en Jaén la feria de la Virgen de la Capilla con la apertura de las atracciones infantiles con sensibilidad acústica. Los horarios serán de 18,00 a 00 horas (8, 9 y 10 de junio), de 12,00 a 16,00 horas y de 18,00 a 00 horas (11 de junio) y de 12,00 a 16,00 horas y de 18,00 a 22,00 horas (12 de junio).

Leer más sobre esta noticia : https://www.europapress.es/andalucia/noticia-arranca-miercoles-jaen-feria-virgen-capilla-apertura-atracciones-infantiles-20220607132638.html




(c) 2022 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.




Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.